04 abril 2009

NO TIRES FLORES POR EL RETRETE


Pues EL FARO DE LEIOA ha lanzado una campaña paralela (¿o contraria?) a la del ayuntamiento de Leioa y los jardines parlantes (me refiero a esos bocadillos de cómic que adornan los jardines leioaztarras).
Esta campaña de "concienciación" o "sensibilización" es similar a la de otras ciudades y a otra anterior en la que unos/as banderilleros/as temporales pinchaban las caquitas que aparecían en Leioa. Las señalaban para que al verlas dijéramos "¡Cuidado! ¡Hay una mina antipersona!" En su momento iba a realizar un fotomontaje con una de aquellas banderitas sobre el ayuntamiento, pero lo fui dejando, hasta hoy.

El tema de lo que sale de los anos de los perros de los/as ciudadanos/as es muy polémico y sería divertido tratarlo. Yo simplemente pondré algunas reflexiones y espero que si alguien está leyendo esto participe luego en los comentarios.
Para empezar yo siempre recojo las cacas de mi can. He llegado a ir corriendo al portal a por papeles de propaganda y volver al lugar del delito a recoger el cuerpo del delito. Pero me temo que algún día vendrá la poli y me pillará sin bolsita (casualidades de la vida que suelen ocurrir) y querrán empapelarme, a pesar de cogerlas siempre. Y habrá mucho/a espabilado/a que no la recoge nunca, pero cuando ve a los/as polis... saca rápido la bolsita.
Una tarde mi madre fue increpada por un HIJO DE PUTA porque no se le ocurrió otra cosa que coger la caca del can con una bolsa, cerrarla y tirarla a la papelera más cercana. ¿Qué se supone que debería haber hecho con ella? ¿Llevarla a casa y almacenarla para, una vez secas, fabricar esculturas y collares para su posterior venta?
Ayer, mientras colocaba unos cartelitos por el pueblo, un vecino que paseaba con su perro me dijo algo así como: "¡Muy bueno! Estoy hasta los cojones de estas chorradas". Yo me pregunto cuánto dinero costarán estas "chorradas".
Pocos minutos después vi a un joven que sujetaba la correa de un perro, que estaba cagando en un jardín al lado de Txomin Aresti. El chaval estaba de espaldas, como haciéndose el orejas, pero sabía lo que estaba haciendo el perro a sus espaldas. No recogió el regalito del can.
Y es que los/as perros/as no son tan limpios, civilizados e inteligentes como nosotros los seres humanos. Nosotros cagamos en el puto retrete, que es un desintegrador de todo lo que tiramos (sean cacas, CDs de Chenoa, pieles de conejo...). Ahora que lo pienso "cacas" y "CDs de Chenoa" casi son sinónimos. Nosotros los seres humanos no manchamos el mar, ni el campo, ni la playa, ni las aceras de nuestras ciudades, ni los jardines, ni nuestra propia casa. Y en caso de que alguien ensucie no pasa nada, porque montamos una campañita en plan "We are the world, we are the garden" y a tomar por culo. ¿Se soluciona el problema? No, pero da igual, porque hacemos como que nos hemos preocupado por el tema y hemos intentado darle solución de una manera ingeniosa; sacamos el bombo y el platillo, voceamos un poquito... hasta que el viento del tiempo traiga otra cosa y nos olvidemos del tema.
Os recomiendo leer también la historia de los Vallekurros del último TMEO, que va relacionada con esto. Aprovecho para poner la portada de dicho número (y recomendarlo, por supuesto) y la de nuestro fanzine KKDPERRO que viene como anillo al dedo para adornar esta olorosa entrada.



Próximamente: KKDPERRO número 1.

Más (o menos) sobre el tema:
Biodigestores
20 minutos del 5 de marzo de 2007 (ver página 5)


GROUCHO KROPOTKIN (Leioa, 04-04-09).

Etiquetas: , , , , , ,

5 Comments:

Anonymous Jorge said...

He dado por casualidad con el blog, y no puedo dejar de expresar mi sorpresa por esta alucinante y profunda reflexión sobre la kkdeperro. Muy gracioso. Saludos

4 de abril de 2009, 19:05  
Blogger Marnofler said...

el culpable es la educación, yo no concibo comprarme un helado en un kiosko y no tirar el papel a la papelera.

5 de abril de 2009, 23:59  
Blogger Winchester said...

Yo recojo las cosas de mi perro SIEMPRE.Y también lo tiro a la papelera más cercana (que sé, porque es la de la esquina de mi casa) que vacían a diario. También me han mirado con cara extraña al verme echarla ahí. También he visto al típico disimulado,de espaldas a su perro, haciendo que no "huele" pa no recoger nada...
Y bueno, por suerte cada vez somos más que nos concienciamos que los perros cagan en la calle por puro capricho nuestro y tenemos que recogerlo.
Por cierto,mi perro se corta bastante cuando hace sus cosas. Yo me hago la disimulada y me pongo de espaldas a él, pero pa que se relaje. Y cuando voy a recoger el regalito el hijoputa está tan lejos que cualquiera que no sepa de mi celestialidad pensaría que es mía.

llevo todo eldía sola sin hablar,se nota?
Gracias por escucharme.

19 de abril de 2009, 14:29  
Blogger Marnofler said...

sola y con el ordenador encendido

25 de abril de 2009, 19:57  
Blogger FÉLIX PUMARES said...

Marnofler: el envoltorio del helado es lo más rico. ¡No lo tires!
Winchester: parece ser que las papeleras sólo están para tirar papeles. Las cacas de perro hay que cogerlas con una bolsita y llevarlas a casa para luego echarlas por el retrete. Y hay que coger las colillas cuando fumamos en la calle y guardarlas para luego hacer zumos como los de Torrente, con "más sustancia".

26 de abril de 2009, 15:56  

Publicar un comentario

<< Home

EL FARO DE LEIOA TE ILUMINA